Hola Torrenater@s!

Hoy queremos dedicar una sección a las alternativas a la leche de vaca en el caso de intolerancia a la lactosa, alergia a la proteína de la leche de vaca o estilo de vida vegano.

Brevemente os exponemos los casos de intolerancia a la lactosa y alergia, así como las alternativas. Siempre será el especialista el que lo diagnostique y él mismo ofrecerá las opciones más recomendables:

En el caso de la intolerancia a la lactosa, tenemos que decir que, una vez diagnosticada por un especialista, nos indicará que la lactosa es un tipo de azúcar que está presente en la leche y otros productos lácteos. El cuerpo necesita una enzima llamada lactasa para digerirla. Se presenta intolerancia cuando el intestino delgado no produce suficiente cantidad de esa enzima.
Los síntomas al ingerir lactosa suelen ser: diarrea, náuseas y, a veces, vómitos, cólicos, hinchazón, gases.
Al tener deficiencia de lactasa, la lactosa de los alimentos se desplaza hacia el colon en lugar de procesarse y absorberse en el intestino delgado. Las bacterias del colon interactúan con la lactosa y la rechazan.

Hay tres tipos de intolerancia:

Primaria, que es la más frecuente. Al nacer producimos una cantidad muy grande de lactasa que necesitamos para procesar la leche materna, según vamos avanzando en edad, disminuye la producción de lactasa, ya que no vamos a necesitar tanta cantidad. En el caso de que se produzca una drástica disminución de esta enzima, nos encontramos ante un caso de intolerancia.
Secundaria, sobreviene como consecuencia de una enfermedad, lesión o cirugía en la que está comprometido el intestino delgado. Tales son los casos de celiaquía, enfermedad de Crohn… Un ejemplo muy común sería si padecemos una gastroenteritis, lo más probable es que desarrollemos una intolerancia a la lactosa temporal, que puede estar presente durante unos meses y se corrige con el tiempo.
Congénita, es la menos frecuente. En este caso, los bebés nacen con la imposibilidad de crear lactasa.

En relación con la alergia, se trata de una respuesta anormal del sistema inmunitario a la leche y sus derivados. La alergia puede llevar aparejada síntomas que van desde leves a graves, pudiendo provocar incluso la muerte: vómitos, ronchas, problemas digestivos, sibilancias y/o anafilaxia, que es una reacción grave y potencialmente mortal (bloqueo de las vías respiratorias y asfixia).
El organismo identifica la lactosa como una amenaza y desencadena un proceso inflamatorio produciendo anticuerpos IgE como respuesta y mecanismo de defensa.

La diferencia principal entre la intolerancia y la alergia es que en la primera no interviene el sistema inmunológico y en la segunda sí.
Otra de las diferencias entre un caso y otro es que la respuesta a la intolerancia suele ser más lenta, puede pasar unos 30 minutos o 1 hora desde la ingesta de lactosa hasta la reacción del cuerpo y, en el caso de la alergia, la respuesta es inmediata.

Como hemos indicado, es el especialista el que diagnostica una u otra y también propone las alternativas a la leche de origen animal.

En el mercado hoy en día disponemos de un abanico muy amplio de posibilidades para ofrecer a los intolerantes a la lactosa, a los alérgicos a la proteína de la leche, a aquellas personas que deciden llevar un estilo de vida vegano… y nosotros vamos a hacer una breve exposición de las bebidas vegetales como alternativa.
Lo más importante a tener en cuenta ante la falta de ingesta de leche de vaca es el calcio que dejamos de aportar a nuestro organismo, así como algunas vitaminas como la D. Para ello, conviene analizar detenidamente qué opciones tenemos para suplir esa falta.

De las bebidas vegetales disponibles podríamos hacer mención a alguna de ellas:

Bebida de soja: Tiene muchas propiedades y beneficios ya que aporta vitaminas del grupo B, es rica en calcio y fósforo. Las proteínas de la soja ayudan a mantener el calcio, lo que está muy recomendado para prevenir la osteoporosis. Es rica en isoflavonas, lo que es altamente recomendado para la mujer.

Bebida de almendras: Contiene mucho calcio, es de las bebidas vegetales la que más calcio posee. Es rica en vitaminas del grupo B y vitamina E. Contiene minerales como el magnesio, potasio, fósforo y zinc.

Bebida de avena: Es una fuente de minerales como el potasio, contiene menos cantidad de magnesio y calcio (en este caso, hay muchas bebidas de avena enriquecidas con calcio para salvar esta carencia). Es muy saciante, tiene un alto contenido en fibra y también es rica en ácidos grasos Omega 3 y 6.
En este caso, sería importante tener en cuenta si se tratase de una intolerancia a la lactosa secundaria derivada de una celiaquía, por ejemplo, que el grano de la avena contiene gluten, por lo que no está recomendada para los celíacos.

Bebida de arroz: Es apta para los intolerantes al gluten. El aporte de calcio es menor, pero posee un alto contenido en ácidos grasos Omega 3 y 6. Es riquísima en Vitamina D y B12. Y es un poderoso antioxidante.
Después de esto, concluimos que hay alternativas en el mercado muy variadas a la leche de origen animal.

En nuestro caso, disponemos de un amplio abanico de ellas, decantándonos por la marca NATURGREEN, por su cuidadosa elaboración, como en anteriores ocasiones os hemos mencionado. Podéis consultarnos, y os informamos de las opciones.

Finalmente, nos gustaría recordaros que ya tenemos en funcionamiento la página web de apoyo: www.torrenat.es, donde disponéis de alguna de estas opciones que os hemos mencionado. También indicaros que tenemos productos que no están publicados, ya que las opciones son muchas, pero disponemos de ellos y que, si no lo tenemos, es muy probable que podamos incorporarlo.

Esperamos que os haya gustado la información que aquí hemos facilitado y que os haya servido.

Muchas gracias, y hasta pronto!!