Hola Torrenater@s!

Amanece un domingo cualquiera en un lugar cualquiera, o no tan cualquiera, para nosotros amanece en Torrelodones, lugar en el que vivimos, disfrutamos y al que amamos.

Hoy nos gustaría hacer, desde el prisma de consumidores, un análisis sobre el momento de cambio que estamos viviendo y compartirlo con vosotros.

Cada vez es más frecuente, afortunadamente, encontrarnos con consumidores que saben lo que quieren y exigen calidad en lo que compran, se detienen a leer las etiquetas, se preocupan por las consecuencias para la salud de los productos que eligen para su consumo, analizan los beneficios y/o perjuicios de los productos ofertados, antes de lanzarse al consumo .

La información juega un papel fundamental y es que cada vez tenemos más acceso a la información. Es esta un arma de doble filo porque, estamos a veces tan inundados de información que procesarla en ocasiones nos resulta complicado. No obstante, podríamos concluir que disponer de mucha información no es malo, sino todo lo contrario. Disponer de información se traduce en la posibilidad de saber y elegir.

Caminamos hacia una sociedad con individuos cada vez más formados que ya no son elegidos por los productos que consumen, somos nosotros los que elegimos lo que queremos y cómo lo queremos.

Asistimos también en los últimos meses a una revolución, a un gran cambio que ya ha empezado. Todos los grandes cambios y todas las evoluciones necesitan de una gran crisis previa. Debido a la actual crisis sanitaria, estamos siendo más conscientes de la importancia de la salud, estamos no sólo poniendo encima de la mesa el debate de la sostenibilidad y el consumo responsable, sino también actuando de manera activa. Nos hemos detenido a pensar que los recursos de nuestro Planeta no son inagotables, nos hemos detenido a analizar que la Madre Naturaleza a veces dice, para y piensa!, eres tú el que me necesita, eres tú el que debes cuidar de mi para que yo pueda seguir cuidando de ti y darte los recursos que necesitas para sobrevivir.

Nos cuestionamos si el modelo de comprar lo que nos venden nos convence y, ahí está la revolución, no queremos que nos vendan, buscamos que el comercio disponga de lo que necesitamos comprar.

¿Está de moda “lo ecológico”? Tal vez sí, pero así debe ser, porque pensar en “lo ecológico” es pensar en nosotros mismos y en nuestro entorno. Nos planteamos si lo que ingerimos es saludable y por ello rechazamos, cada vez más, los conservantes artificiales en la elaboración de productos naturales, porque nuestra salud nos importa; exigimos, cada vez más, etiquetas reales de composición en los productos que consumimos, porque la prevención es el primer paso para llevar una vida saludable;  pensamos, cada vez más, en los desechos que generamos, porque nuestro Planeta nos importa; pensamos, cada vez más, en la herencia que dejamos a nuestros hijos, porque ellos nos importan. Como reza un proverbio nativo americano, no heredamos la tierra de nuestros ancestros, la tomamos prestada de nuestros hijos.

Es necesario establecer una relación de confianza entre el comerciante y el consumidor, de manera que éste sepa que puede confiar en aquél. Esta relación de confianza sólo se puede crear asentándose en un único pilar, la honestidad. Por ello, el comercio debe esforzarse por poner a disposición de sus clientes aquello que demandan y así evolucionar con ellos.

Después de este análisis expuesto tan sólo a grandes rasgos, el mensaje que queremos haceros llegar desde TorreNat es que esperamos estar a la altura de vuestras necesidades, evolucionar con vosotros, aprender de vosotros y haceros llegar lo que realmente os hace falta. No nos cansamos de repetir este mensaje y seguiremos haciéndolo hasta la saciedad, porque es el espíritu con el que ha nacido este modesto comercio.

Feliz Domingo!

Sueño e Insomnio en TorreNat - Herbolario de Torrelodones