¡Hola Torrenateros!

La vitamina D es fundamental para el organismo y su principal función es ayudarle a absorber el calcio. Para que lo entendamos, los profesionales de la salud nos lo explican de una manera muy simbólica, la vitamina D es el autobús que transporta el calcio al interior de los huesos.

Juega un papel importante en el sistema muscular, nervioso e inmunitario.

Una carencia de vitamina D provoca que nuestro organismo recurra a las reservas de calcio de los huesos y como consecuencia de ello los debilita.

Nos gustaría destacar que hay dos enfermedades importantes asociadas a la carencia de vitamina D.

Una de ellas, la Osteomalacia, provoca que el hueso esté desmineralizado. El hueso es blando y se deforma con facilidad. Es una enfermedad del adulto que ya ha desarrollado su sistema óseo y alcanzado la estatura definitiva. Cuando la osteomalacia afecta a niños nos encontramos ante el raquitismo. La matriz ósea del hueso es normal, pero su mineralización es deficiente. Los síntomas asociados a esta enfermedad son dolor de huesos principalmente pelvis, columna vertebral y costillas.

La otra, es la Osteoporosis, en la que hay una disminución de la masa ósea, lo que provoca una fragilidad de los huesos. El hueso se vuelve poroso, aumentan las cavidades de su interior y se vuelven frágiles. Es una enfermedad silenciosa, ya que no suele haber síntomas hasta que aparecen las fracturas. A partir de los 35 años, suele comenzar una pérdida natural de la masa ósea, que se acelera con la edad y suele afectar principalmente a las mujeres a partir de la menopausia.

El tratamiento viene de la mano de aporte de calcio y vitamina D que ayude a absorberlo.

¿Cómo podemos proveer a nuestro organismo de vitamina D?

• La conocemos como la vitamina del Sol, precisamente porque es del astro Rey del que obtenemos mayor aporte de ella
• Leche y sus derivados
• Pescado azul
• Huevos
• Aceite de hígado de bacalao
• Cereales enriquecidos
• Setas

(…)

Hay momentos en los que el aporte de Vitamina D no es suficiente, recurrir a suplementos de vitamina D debería ser indicado por un médico que será quien lo determine apoyándose en una analítica.

El exceso de vitamina D a través de los suplementos provoca toxicidad, por lo que sólo debemos recurrir a ella en estados carenciales.

Hay dos tipos de suplementos que puede asimilar el organismo y transformar en la forma activa de esta vitamina:

Vitamina D2 o ergocalcíferol, es de origen vegetal.
Vitamina D3 o colecalcíferol, es de origen animal y es más potente, por lo que necesita menos cantidad para ser absorbida por el organismo.

¿Cuál elegir? En principio, la vitamina D3 podría ser más adecuada para aportar al organismo las cantidades necesarias. No obstante, los suplementos de vitamina D2 podrían ser más adecuados para las personas con intolerancia a la lactosa, o personas con estilo de vida vegano.

En conclusión, la mayor fuente de Vitamina D es la luz solar. El verano es el momento idóneo para obtener a través de ella las cantidades que nuestro organismo necesita. Mucho se ha debatido sobre la relación existente entre las cremas solares con alto factor de protección frente a las radiaciones dañinas del Sol y la dificultad de la penetración de la vitamina D a través de nuestra piel. Según nuestro criterio, no se debe renunciar a la protección por ese motivo, puesto que tomar el Sol protegido no impide la absorción de la vitamina D proveniente del Sol.

Esperamos que os haya gustado, os haya servido y disfrutéis de largos y seguros baños de Sol, en la playa, la piscina o el campo y la montaña. Estamos en el mes del descanso por excelencia, momento idóneo para coger impulso!

Gracias y hasta pronto!!

Sueño e Insomnio en TorreNat - Herbolario de Torrelodones